Mural destrozado

Al final, tras advertirlo reiteradas veces, ocurrió lo que se esperaba. Una vez finalizado el mural, tras la cocción, tras imitar el contorno negro, tras la foto de grupo… al final PLOF!!!!  Camarón al suelo y roto en pedazos. Tal fue mi cabreo que terminé por destrozar el resto de azulejos.

Yo también pierdo la paciencia. Me molestó mucho ver el poco aprecio al trabajo por parte de algunos alumnos.  El esfuerzo, el dinero gastado en material, el tiempo invertido; todo les daba igual. Y lo peor de todo es que se reían al ver el desastre. Qué habría pasado si hubiesen sido los azulejos propios y no el mural colectivo. Probablemente ellos también estarían molestos.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo PLÁSTICA Y VISUAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s